IV Tirada Liga Centro Bowhunter IFAA en Arqueros Marqués de Suances

Este domingo pasado se celebraba la última jornada de la liga Centro de IFAA y lo hacía en el campo que en Gargantilla de Lozoya tiene el club de Arqueros Marqués de Suances. Hacía dos años que no visitaba el club y entonces fue en una tirada de la liga de la federación madrileña, creo que en febrero, con un frío importante y prácticamente de estreno en competiciones. No guardo buenos recuerdos así que seguramente fue un desastre pero sí sabía que tenía que volver en algún momento a ese campo y disfrutar de uno de los mejores campos 3D de la Comunidad de Madrid.

La liga IFAA de la zona Centro había pasado por Trillo, Aranjuez, Aranda de Duero y faltaba Gargantilla de Lozoya, situado en la denominada Sierra Norte de la Comunidad de Madrid y enclavado en el singular valle del Lozoya.

En esta ocasión Angela aceptó acompañarme y participar en la tirada a pesar de su casi nulo interés en las competiciones y, sobre todo, en "los madrugones antes de las 12 del mediodía" en fin de semana. Creo que se despertó zombi, desayunó zombi, estuvo de copiloto zombi y llegó zombi a la línea de dianas de calentamiento. A cambio, eso sí, tendría su sello IFAA en su tarjeta de puntuación y en su score card, necesario todo ello para el Mundial IFAA en la Toscana que se celebra en junio y al que va básicamente porque soy muy pesado y es en la Toscana...

Un día perfecto para el tiro con arco 3D

Hacía un día perfecto, caluroso para mayo pero con la humedad y el frescor de las lluvias de los últimos días matizando la sensación térmica mientras nos mantuviéramos en la enorme finca del club. Nos pusimos a calentar tirando unas flechas y las sensaciones por mi parte fueron correctas, con tiros lejanos que se "caían". Angela pareció estar en forma a pesar de seguir medio pestañeando, así que cuando el calentamiento se dio por terminado, nos fuimos con nuestras respectivas patrullas y ya no nos vimos hasta el final.

Emilio a punto de soltar su flecha

En mi patrulla estaba Emilio, Hervás y Joaquín, todos arqueros con los que ya había tirado en el pasado. No podría asegurarlo del todo pero creo que ninguno nos jugábamos nada en términos de ranking ya que las posiciones estaban muy claras desde la tercera jornada de liga, pero lo que un arquero siempre se juega es la sensación de haber tirado bien y ahí ninguno cedimos a juzgar por la frustración o las alegrías explícitas tras disparar cada flecha.

Emilio, lejos, Hervás a la derecha y Joaquín en primer plano

El entorno natural de la zona era imposible de obviar, estaba por todos lados. En el valle del Lozoya se disfruta de una orografía suave pero variada, totalmente escondida de la ciudad de Madrid, que está a más de 75 kilómetros. Este campo pertenece a la categoría de los que admiten ritmos lentos en la tirada porque uno siempre puede entretenerse mirando a su alrededor e imaginando que quizá estaría bien buscar una parcela rústica.

Siguiendo la tradición de CAMS ninguna de las propuestas tenía parapeto por lo que el riesgo de perder flechas era teóricamente alto pero en realidad la suma de distancias IFAA y los ángulos hicieron mucho más difícil dejar flechas en el campo a nuestro paso por el recorrido. Alguna que otra se rompió pero eso es algo con lo que los arqueros de longbow ya contamos.

Un cocodrilo sin parapeto, para los valientes

Nuestra patrulla no estuvo especialmente afortunada. Hervás estaba más pendiente de su hombro que de abrir del todo el arco (relacionado, claro), Emilio estaba aún convaleciente, Joaquín tenía la cabeza en otro sitio y cuando la recuperaba para tirar no dejaba de pensar en su cuerda a punto de romperse por la garza superior y yo tenía la vista plana y andaba algo deslumbrado por el resol, lo que me destrozaba la seguridad en el tiro y tener un anclaje muy inseguro. En cualquier caso, el nivel de la patrulla no era bajo y fuimos sumando puntos. De hecho, la primera mitad del recorrido no se me dio nada mal, con 113 puntos, para la dificultad de las propuestas, que creo que era en general alta.

Uno de los mejores tiros del día, Un corazón espectacular de Hervás en la primera flecha (se ve en el vídeo)

En la segunda mitad la cosa fue claramente peor probablemente porque el sol estaba directamente en lo alto y me deslumbraba con los reflejos. Espero que las gafas de sol graduadas que encargué hace una semana solucionen en parte ese problema que arrastro desde que empecé con el tiro con arco y que muchas veces me dejan con mal sabor de boca, deseando siempre que el día esté nublado y la luz sea uniforme. Emilio se mantuvo en la misma línea y Joaquín y Hervás se vinieron arriba comparado con la primera mitad, que nos les dejó nada contentos.

Preciosas vistas

Las propuestas de tiro en general eran muy bonitas. Hubo unos cuantos tiros perfectamente enmarcados jugando con el efecto túnel de la maleza. Muchos tiros ligeramente hacia arriba o ligeramente hacia abajo y los siempre espectaculares Grupo I apurando la distancia reglamentaria con unas vistas impresionantes (lo veréis en el vídeo).

Durante todo el recorrido fuimos charlando muy muy relajadamente, no sufrimos ningún tapón aunque de lo relajados que íbamos casi lo provocamos nosotros a la patrulla de poleas que nos seguía, lo nunca visto. Fue un paseo muy agradable en un campo relativamente asalvajado (a juzgar en parte por las plastas vacunas) que confirmó que tenemos que ir más a menudo a este campo, organicen tiradas o no.

Terminamos poco antes de las 12.30h tras dos horas y media en el recorrido de 28 dianas. Agradecimos el bocadillo y el refresco mientras terminábamos de firmar las hojas de puntuación y las entregábamos. Ninguno estábamos particularmente contentos con el resultado numérico ni con las sensaciones de tiro pero eso pronto lo olvidamos y nos dedicamos a charlar de todo menos del recorrido. Al rato llegó Angela y cuando le pregunté qué tal le había ido, me reconoció que ella misma se había sorprendido de que, en una mañana en la que no tenía cuerpo de tirar, se hubiera quedado con buen sabor de boca. Efectivamente, sus 197 puntos eran buen testimonio en un recorrido particularmente complicado. En ese momento ella no lo sabía porque las puntuaciones de la jornada se usaron para resolver los podios de la liga pero no se publicaron hasta ayer, pero había quedado segunda en la categoría TR, la más nutrida con diferencia. Independientemente de esto, lo más importante es que por lo menos "el madrugón" le había reportado a cambio una buena mañana de flechas.

Tras un rato de dispersión de todos los presentes llegó el momento de la entrega de trofeos y medallas para los primeros clasificados en la liga.

Alineación de los trofeos por categoría. Bastante bonitos y originales

En las redes sociales hay todas las fotos que uno quiera ver de este momento y yo tampoco quiero poner aquí un mosaico lleno de todas las fotos que saqué. Simplemente pondré una en donde aparezco recibiendo el trofeo a segundo clasificado de la categoría Longbow Senior Masculino de la mano de José Luis Hervás, presidente de Asociación de Arco Libre, junto con una foto del torfeo que saqué al llegar a casa esa tarde.

Encantado de recibir mi trofeo y mi medalla

Aquí culmina la primera de muchas participaciones de arqueros del club Ithilien en el mundo IFAA. Un primer trofeo para las vitrinas (virtuales) del club conseguido con una ración generosa de disfrute sin preocupaciones y en un ambiente muy refrescante y lúdico con la dosis adecuada de tensión competitiva.

Mi resumen de la liga es muy positivo. Era la primera vez que estaba en el coche más de 1h para ir a un campo, incluso con pernocta en el caso de Aranda de Duero (gran acierto). Ojalá pueda repetir el año que viene. En el aspecto puramente organizativo quizá he echado en falta más cuidado a la hora de gestionar la pertenencia a clubes en las inscripciones y en los dorsales. Salvo en la tirada de Arqueros Los Mosqueteros, en todas he tenido que pedir la subsanación de errores asociados a mi club. Después de habernos embarcado en la creación de Ithilien en 2017 para participar en IFAA de pleno derecho, estaba muy sensible con este tema, como os podéis imaginar.

Y si hubiera que dar un premio a un club muy completo tanto en conjunto de arqueros y arqueras como en presencia y también en resultados, ese premio en esta liga tiene que ir a la invasión que han protagonizado tirada tras tiradas los miembros de Bastión de Alanos. En esa línea estaría muy bien trabajar para 2018 en nuestro pequeño club de amigos que es Ithilien, pero para eso queda mucho. Ahora lo siguiente que toca es continuar la liga social de Arqueros de Madrid y luego asistir a la medieval de Arqueros Pedro I en Torrijos, Toledo.

Os dejo con un vídeo cortito, parecido a los últimos que he estado subiendo, con momentos de la tirada.