Tirada Zombi en Bastión de Alanos, inolvidable

Cuando nos introdujimos Angela y yo en el tiro con arco 3D hace ya algo más de dos años, viniendo de donde venimos (ávidos lectores de literatura fantástica entre otros), siempre nos imaginamos el enorme potencial que tendría para nosotros la posibilidad de montar recorridos temáticos que te metieran en el papel de algún arquero medieval o de un aventurero en un universo imaginado.

La tirada que para Halloween organizó el club Bastión de Alanos de El Escorial superó todas nuestras expectativas y nos permitió disfrutar de nuestra afición entre gritos de júbilo al meter flechas en toda la cabeza de un espectro o un no-muerto que buscaba nuestra perdición.

El cartel ya prometía

Bastión de Alanos había encargado una serie de láminas que mostraban a criaturas de forma muy realista (sospecho que eran fotografías de actores caracterizados por profesionales) que superpuestos a tiras de foam con la misma silueta y dianas 3D muy compatibles con la ambientación, nos regalaron un recorrido de 14 propuestas para un total de unas 50 flechas.

La tirada coincidía con la época de Halloween así que se animaba a la gente a venir disfrazado. Yo aproveché para estrenar un atuendo que lleva un par de años preparando sin prisa y que seguiré perfeccionando con pequeños detalles a partir de ahora. Aunque la temática suponía que sería alrededor de los zombis en el presente, yo opté por suponer que en algunas tiradas podríamos imaginar que estábamos en un entorno más fantástico.

Momentos antes de empezar la tirada para inmortalizar la caracterización

El ambiente previo era genial. Angela y yo aparecimos sobre las 12.45h y tras saludar a los muchos ya presentes nos fuimos a calentar un poco a las dianas fijas antes de comer. Angela llevaba unas tres semanas sin tirar y estaba justo al final de un catarro así que cuando notó que se estaba empezando a cansar nos volvimos y nos pusimos a comer a la espera de la orden de salida.

Ahí fue cuando conocimos a los que serían nuestra patrulla, Miki, Nurit, Dimas y su mujer Angela, que nos acompañaba. Ellos venían del club segoviano Arcochinillo aunque nos dijeron que recientemente habían cambiado el nombre a Arqueros de Gaia. En total cinco tiradores de cinco categorías diferentes. Angela, en BHR femenino, Miki, BHR masculino, Dimas, BR masculino, Nurit, BHR <16 años y yo, LBO masculino.

El ansiado podio que al final, por falta de luz, no pudo usarse en la entrega de premios

El recorrido estaba muy bien trabajado, bien ambientado, todo tenía sentido y mucho realismo. La primera diana era una araña gigante en una zona de árboles muy densa e incómoda de transitar con telas de araña por todos lados que creaban una atmósfera fantástica (me recordó a El Hobbit), a ésa le siguió un zombi sentado enfrascado en comer a saber qué, más adelante un espectro, luego un lobo poseído, otro zombi, etc. Dependiendo de la diana, se tiraban dos, tres o cuatro flechas a diferentes animales o criaturas. En las dianas con criaturas humanoides, la cabeza puntuaba 20 mientras que el resto del cuerpo (incluyendo cuello) 10 así que todos íbamos a por la cabeza, claro, con el consiguiente riesgo de perder la flecha completamente.

A continuación podéis ver algunas fotografías que tomé y al final pongo un vídeo de algunos tiros de Angela y el enlace para ver las 22 fotografías seleccionadas en una galería de Flickr.

Angela quiere sorprender escondida a un zombi comiéndose a una víctima

Miki recién soltada la flecha que buscaba acabar con alguna alimaña

Nurit, con su técnica depurada acribilló sin piedad a todo lo que se cruzó en su camino

Fantástica propuesta con un coche abandonado con una víctima dentro, una mano arrancada y un engendro tratando de sorprendernos tras un árbol

"Metralleta" Dimas no se lo pensó dos veces. Buen "frame" ¿eh?

Así acabó el zombi, la flecha del ojo es mía...

Inmensa ambientación con cementerio y todo. Había que disparar a la mano y luego al zombi del fondo. De las mejores propuestas del recorrido

Este zombi estaba medio tapado por unos arbustos pero le sobresalía la cabeza y a ella fuimos. Se tiraba desde una roca en alto, muy divertida. Se pueden observar aquí bien las capas de foam

Un "frame" impresionante de Angela, relajada y completamente concentrada en el objetivo

Una pausa para descansar mientras la patrulla que va delante encuentra alguna flecha perdida en el terreno blando

Parte de la traca final del recorrido. Aquí está la cabra-satán y un aquelarre con cuervos y sapos. La luz a esa hora del día acompaña perfectamente.

De vuelta en el campamento base, el fuego caliente y ahuyenta a las bestias

Foto de nuestra patrulla, yo soy el fotógrafo. Miki, Angela, Angela, Nurit y Dimas

Como decía, se notaba el trabajo del club Bastión de Alanos por preparar un recorrido fabuloso con una importante inversión económica en las dianas que habían encargado y que seguro que se guardarán con celo para próximos eventos. Comentaba Jacobo que esperaban una tirada muy familiar en torno a los 30 apuntados y que habían llegado a los 116 tiradores apuntados. Una locura total pero la verdad es que salvo algún parón en el recorrido o la pelea por la panceta en la cola para los magníficos bocadillos, a mí me pareció que estaba saliento todo a pedir de boca. Se notaba que había muchísimos niños (la mayoría disfrazados) que fueran a tirar o no se lo estaban pasando como nunca.

En el siguiente vídeo de minuto y medio podéis ver a Angela tirar y un poco del ambiente.

Si alguno quiere ver más fotos, he publicado algunas más en este enlace (que incluye las de esta reseña en máxima calidad). Ver todas las 22 fotos.

Por último, en cuanto a resultados, solo premiaban a los campeones de cada categoría pero la información que me llegó fue que !Angela había quedado segunda! y en mi caso no sé si segundo o tercero empatado a puntos con Miki (longbow y recurvo estaban fusionados en una sola categoría; instintivo, así que deduzco que fui el mejor longbow).

Al margen de los resultados y las sensaciones, que fueron todas muy buenas, Angela y yo nos lo pasamos genial en un día escurialense con el fresco justo, con unos compañeros de patrulla fabulosos a los que seguro que volveremos a ver y volviéndonos a encontrar como en casa en la gran familia de Bastión de Alanos.