Una mañana de domingo tras las fuertes lluvias

Hoy día 23 fui al campo confiando en que no lloviera para poder tirar con Juan y unas flechas de madera que yo nunca llegé a usar pero que para su Falco Legend de 30# tenían pinta de ir fenomenal.

La idea que tiene Juan, que hizo su curso de iniciación a finales de mayo, es seguir perfeccionando la técnica con flechas de carbono pero ser capaz, cuando lo desee, de poder tirar con flechas de madera. Ya que su arco es técnicamente un longbow eso le permitiría además participar en alguna tirada o torneo en ese categoría (ahora mismo tendría que ir a recurvo instintivo).

El día estaba bastante nublado y el campo y el aire estaban muy húmedos tras la abundante agua que había caído los días anteriores. Sin embargo, esta mañana no llovía, apenas había viento y la temperatura rozaba los 16 grados (por cierto, ya vuelve a estar operativa la estación metereológica de Arqueros de Madrid que, salvo error de comunicación, envía datos cada 17 minutos). Es decir, con un par de capas de abrigo ligero se estaba en la gloria con el campo reverdeciéndose por momentos y el olor a tierra húmeda acompañándote en cada tiro.

Juan a punto de soltar su flecha contra un armadillo

Juan probó las flechas de madera, fabricadas por encargo para mí desde Falco. Tenían un diámetro de 5/16, spine de 37-42#, una punta de 70 grains, longitud de 31" y plumas de 4". Para su apertura de 29" y 32-33# de su Falco (abre a 29") volaban fantásticas.

Por mi parte, mi objetivo era insistir en un anclaje ligeramente más largo y buenas sueltas limpias y hacia atrás. En general lo conseguí pero no me encontré muy centrado así que fallé absurdamente más de lo que debería. En cuanto me conjuraba para estar centrado las flechas prácticamente no salían del pulmón, así que nada que reprochar a la técnica.

El nuevo recorrido fijo está bastante bien, con tiros muy bonitos hacia arriba o hacia abajo y, en general, con poco riesgo de perder flechas por rebotes desafortunados. Cubre dos vaguadas contiguas que se unen por una pequeña loma con la vegetación ahora ya mucho más tupida que en agosto y septiembre.

Los puntos rojos delimitan aproximadamente el campo del club, los puntos amarillos marcan el recorrido fijo del otoño 2016

Cumplido el objetivo y con un hambre que no podía ya dismimular me fui a desmontar el arco, guardar todo e ir a casa. Juan quería continuar un poco más aunque fuera un recorrido rápido a una flecha, algo que es muy recomendable hacer de vez en cuando incluso cuando no hay prisa. No le fue nada mal a juzgar por las fotos que me pasó después.

Un tiro muy largo hacia abajo contra el oso y un lince al final del recorrido

Un jabalí y lo que parece un leopardo

Os dejo con un vídeo de poco más de dos minutos con algunos tiros y muestras de cómo estaba el campo hoy.

La gente que por miedo a la lluvia se quedó hoy en casa desaprovechó una buenísima oportunidad para tirar hoy, los temerarios que arriesgamos tuvimos nuestro premio.