V Trofeo Villa de Madrid (IFAA)

Arqueros de Madrid, en su compromiso con IFAA (representada en España a través de Asociación Nacional de Arqueros de Bosque, ANAB) volvió a organizar el Trofeo Villa de Madrid. En esta ocasión optaron por dos recorridos de 14 dianas, uno en modalidad Hunter y otro en Estándar.

Por si alguna persona aún desconoce qué es IFAA, se trata de una organización de tiro con arco internacional, al margen de World Archery (a la que suelen estar asociadas las federaciones de tiro con arco nacionales), que busca promover el tiro con arco en campo en multitud de modalidades con un tono ligeramente menos competitivo que en World Archery. En España, la ANAB representa a IFAA y trata de incrementar el número de clubes y arqueros asociados. Con el paso de los años, ha ido dándose más a conocer y trofeos como el de hoy acercan el mundo IFAA a arqueros y arqueras a una fórmula menos cuadriculada y más flexible y cercana al tiro con arco más realista (situaciones de caza, sobre todo).

Yo me considero mucho más cercano a las tesis de IFAA que a las de World Archery, aunque soy de ambas, y por eso no dudé un instante en apuntarme al Trofeo de mi club.

No sólo eso, Angela también se apuntó en esta ocasión para comenzar un camino hasta el Campeonato del Mundo 3D en Toscana, Italia, en 2017 (conocido como WBHC) en donde exigen un número mínimo de participaciones en tiradas IFAA oficiales.

Cuando llegamos sobre las 9 de la mañana, hacía algo de frío pero ya sabíamos que con un cielo tan despejado, pronto empezaríamos a ver la temperatura subir de dos en dos grados. Estuvimos saludando a bastante gente mientras buscábamos hueco en las dianas de calentamiento. Angela andaba un poco grogui y con frío en las manos pero en general mostraba su mejor suelta "la larga" así que la cosa prometía bastante. Yo estuve más fino que en la última tirada de liga así que sabía que empezaría con mejores sensaciones.

Puntual, la organización nos reunió a todos a las 9.45h para dar unas últimas indicaciones sobre el sistema de puntuaciones y cómo llegar hasta nuestras piquetas de inicio. Angela y yo compartíamos patrulla con Laura (LB) y Jesús (LB) así que éramos tres Longbows y Angela con su Bowhunter Recurve o BHR (que el año que viene, dado que tira con agarre mediterráneo, pasará a la nueva modalidad Traditional Bow o TR).

Angela, Laura y Jesús

El primer recorrido para las modalidades más tradicionales era el de Hunter. En esta modalidad, se tira una sola flecha desde la piqueta más alejada. En IFAA los rangos de distancias para cada uno de los grupos de dianas (en función de su tamaño) son más generosos que en WA, lo que suele dar lugar a tiros más lejanos. Esto ha llegado a ser la característica principal por la que la gente conoce IFAA (dentro y fuera) y se habla de "distancias IFAA" queriendo decir "distancias muy grandes". En la Modalidad Hunter, por tanto, la dificultad es muy alta pues hablamos de animales hasta 55 metros de distancia cuando en WA el máximo para recurvo o longbow es de 30 metros.

A cambio, la modalidad Hunter te mantiene en una tensión constante. Solo tienes una oportunidad para un tiro complicado. Es, para mi gusto, de las más atractivas de IFAA y, como es lógico, hay motivo para celebrar simplemente el impactar en el animal.

El comienzo fue relativamente bueno y disfruté mucho de las primeras flechas. Un corazón, un pulmón, otro pulmón... Eran dianas pequeñas a una distancia significativa y ligeramente en pendiente hacia abajo, no precisamente las dianas con las que quieres empezar un recorrido pero como parecía que la técnica respondía decidí no poner pegas...

Angela empezó con un buen disparo pero luego encadenó tres o cuatro fallos. Estaba ejecutando bien la técnica porque me fijaba directamente en la apertura, anclaje y suelta, pero las flechas se iban por arriba o por abajo y entonces, Angela tomo la mejor decisión, dejó de tirar. Así de simple. No es la primera vez que lo hace. Evita así continuar tirando flechas sin estar cómoda (en esta ocasión, estaba aún desperezándose y con frío) y comprar más y más papeletas para cogerse un buen cabreo. Uno podría pensar que si dejas de tirar tienes los ceros garantizados y que si sigues tirando al menos te das la oportunidad de puntuar algo pero ¿realmente te merece la pena? Salvo por las escasísimas veces en donde puede haber la remontada del año ¿qué es lo más probable que va a suceder? Pues que a cambio de unos pocos puntos más, acabes muy amargado ese día. Angela optó por parar cuando todavía podía "resetar" su cerebro para el segundo recorrido de 14 dianas y, como luego veréis, hizo muy bien.

Angela contra una jineta, buena técnica

Salvo por un momento en el recorrido en que encadené tres fallos seguidos, en general me quedé muy satisfecho y obtuve un total de 128 puntos. Me quedo con dos dianas. Una de una especie de cabra ¿africana? en donde la flecha tenía que sortear una zona de desniveles engañosos y se quedó a nada de dar en el corazón tras volar totalmente recta y la de un reno a 55 metros de distancia contra el sol. En esta flecha tiré de toda mi intuición y cuando la flecha había pasado el ecuador de la parábola creí que se iría alta, pero no, oí claramente el impacto y solo después, al acercarme, comprobé que había conseguido la altura casi perfecta.

Un tiro fabuloso

Aquí el tiro fue pura fe

Tras una hora habíamos terminado con el primer recorrido y nos fuimos al punto de encuentro para beber un poco de agua, descansar e iniciar el segundo. Desafortunadamente, nuestras sospechas se confirmaron. Los arqueros de arco compuesto seguían enfrascados en su recorrido Estándar. Siendo sus tiros más lentos y tirando el doble de flechas estuvimos esperando hasta una hora. A la media hora, empezábamos a estar impacientes y fríos así que Angela y yo decidimos tirar unas flechas en el recorrido fijo para que yo no perdiera ritmo y para que ella volviera a calentar. En perspectiva, imagino que hubiera sido mucho mejor el otro orden de recorridos (poleas empezando en Hunter). También hubieramos esperado tras el segundo pero ya no tendríamos que tirar más flechas y estaríamos totalmente relajados.

Finalmente nos fuimos a nuestra diana de inicio, la cuarta. Un tiro en picado hacia abajo que pronto demostró ser un ejemplo de las más fáciles que nos tenía preparado el recorrido. Aquí se tiraban dos flechas. En algunas dianas, se tiraban las dos de la misma piqueta y en otras, una flecha en una piqueta y la segunda en otra piqueta algo más adelantada. El cambiar de piqueta es lo que más me gusta de IFAA y aunque la ronda Estándar tiene esa opción, la que lo lleva algo más allá es la ronda Animal, con hasta tres piquetas para tres intentos en todas las dianas.

Angela empezó muy fuerte con dos pulmones. Hay que recordar que Angela estaba tirando en IFAA con su arco de 25 libras. Continuó con un corazón espectacular a un león seguido de un herido. Ese corazón del león que estaría a unos 45 metros como poco nos dejó a todos atónitos. Fue uno de los tiros del día.

Yo en cambio empecé bastante más flojo. Fuera y pulmón, pulmón y fuera. El recorrido está colocado en una zona del club que con las lluvias estaba sencillamente espectacular. Muy verde y frondoso (otoñal) y con la tierra húmeda justa para poder subir y bajar la multitud de cuestas sin problemas. Más de una vez llegamos hasta arriba de una diana sin resuello pero a cambio podíamos disfrutar de unas vistas magníficas.

Zoom para ver, escondido, al ciervo

Una de las dianas más bonitas que recuerdo en mucho tiempo era un ciervo casi escondido entre la maleza muy lejos y hacia abajo. Para los que conocen el club Arqueros de Madrid, es uno de los tiros clásicos desde lo alto de una loma hacia abajo en donde muchos solemos tirar desde la piqueta roja de arcos de poleas solamente por lo genial que es. Pues a esa distancia había que sumarle dos o tres metros más. Yo fallé las dos flechas porque creo que estaba pensando más en lo bonito que sería darle que en hacer lo que tenía que hacer. Afortunadamente Angela se trajó una segunda flecha preciosa de vuelta para casa (lo veréis en el vídeo).

Laura, por su lado, estaba teniendo un segundo recorrido más flojo y reconocía ser de las peores tiradas en IFAA que recordaba mientras que Jesús fue de menos a más aunque creo que no se quedó del todo satisfecho con su actuación.

Las últimas dianas que nos tocaron eran todas absurdamente largas pero muy bonitas. El oso tenía pinta de estar a más de la distancia máxima, un tiro realmente complicado en donde solo yo pude dar con una flecha que me supo a gloria.

En este segundo recorrido Angela hizo 97 puntos y yo me conformé con 87. Me quedé con peores sensaciones que con el primero. No sé si fue el parón o que era más complicado o qué pero estaba menos concentrado. Muchas veces me ponía a pensar demasiado cuando estaba anclando y la flecha se me iba de lado, algo que ya veo muy pocas veces. En cualquier caso, en general me quedé contento y muy feliz de haber podido tirar en modalidades tan diferentes a las de WA, que se hacen un poco monótonas. Son más agradecidas en puntos, eso es cierto, pero es un poco siempre lo mismo; una piqueta, dos flechas.

Arqueros de Madrid nos tenía preparado un aperitivo bastante generoso a base de tortilla de patata, chorizo, salchichón, queso y empanada además de algunos encurtidos y todos los refrescos que quisiéramos. Colocó varias mesas en una zona bien soleada y allí pudimos todos intercambiar impresiones del día mientras nos hacíamos pequeños montaditos. En general la gente compartía un mismo pensamiento; "era muy complicado". Ojo, no lo decían enfadados, todo lo contrario, pero se percibía que mucha gente, acostumbrada a impactar la mayoría de las flechas, encontraba sorprendente (y molesto) el que se cambiaran las tornas.

Llegó el momento de conocer los resultados y resulta que había quedado primero. Mi categoría de Longbow Senior Masculino era bastante exigua pero incluso aunque hubieran sumado a todos los Longbow veteranos (que es donde más éxito tiene esta modalidad, por lo visto) solo habría bajado un puesto, a un punto del primero, así que mis 215 puntos me valieron una medalla de oro y subir al primer cajón del podio. Angela había hecho un fantástico segundo recorrido solo por detrás de Patricia, que por cierto fue bronce en el cameponato nacional de este año, pero los 10 puntos del primer recorrido eran una carga demasiado pesada, algo a lo que ella no le dio la más mínima importancia.

Tras subir al podio. A la derecha está José Luis Hervás, presidente de IFAA en España y un representante de IFAA México, de visita en nuestro país, que era el encargado de dar las medallas de oro

Con bastante ritmo y todavía a una hora temprana (las 14.20h) se sucedieron todos los podios entre aplausos de los presentes que a su vez aplaudimos a la organización del club y a IFAA la celebración del trofeo de hoy. Nosotros nos fuimos con nuestras tablillas de puntuación y con las score cards de IFAA selladas con la mira puesta en otra tirada en 2017 para al menos cumplir el mínimo. Mi intención, no obstante es realizar por primera vez la Liga Centro IFAA en 2017, así que debería de tener muchas más ocasiones para sumar tablillas selladas.

No es la primera tirada que gano pero es la primera vez que me dan una medalla, la guardaré como recuerdo

Os dejo con vídeo relativamente corto con extractos del día de hoy, espero que lo disfrutéis.