Tirar a oscuras, instintivo total

Angela y yo siempre hemos querido poder ir a alguna tirada nocturna pero al final las fechas nunca han encajado. Ayer por la noche, sin embargo, decidí tirar unas cuantas rondas con el nuevo arco Buck Trail Black Hawk antes de volver de Londres a Madrid. Para ello, puse la diana con el póster de un zombi de 65cm de alto en el jardín de la casa y dejé encendida una luz del porche que apenas lograba adentrarse en el césped.

A partir de la mesa apenas se veía nada

A una distancia de unos 15 metros y con los ojos acostumbrándose a la poca luz, podía distinguir el centro (el 10) en su color rojo y también imaginar dónde estaría el otro minúsculo 10, en toda la frente.

Siendo mis flechas negras, por no ver no veía ni las flechas cuando estaba tirando así que no sé qué puede llegar a ser más instintivo que esto que no sea la locura de cerrar los ojos, claro. Lo que hacía era tirar desde diferentes sitios y posturas (de pie, arrodillado) y luego me acercaba a ver el resultado.

A unos cinco metros, si me acercaba, veía esto

Vuelvo a hacer notar que estaba tirando, no con el Falco Force, sino con el arco de 99 libras Buck Trail Black Hawk con su handshock e inestabilidad pero con mis flechas "perfectas".

Disfruté muchísimo intuyendo todo el tiro en la noche, sin ninguna pista más que un destello o mi imaginación del color que buscaba y poniendo mi cuerpo a trabajar sin ninguna referencia adicional, solo la intuición y la determinación. Aquí era clave no dudar en ningún momento.

Los resultados fueron muchísimo mejores de lo que me esperaba. En muy pocas ocasiones no logré dar al zombi en absoluto (en 2 ó 3 de más de 35 tiros o así) y en la gran mayoría había acertado en la zona con algunos tiros memorables.

el 10 de la frente del zombi tiene un tamaño poco mayor que una moneda de 2 euros. La flecha en la boca buscaba ese 10 también a unos 10 metros.

Realmente divertido y de lo que uno puede aprender mucho y no porque vaya a aplicarlo en la vida real aunque disparar agachado y escondido tras una mesa a un zombi a 10 metros en la noche no tiene por qué ser útil si ya es alucinante de por sí.