Carriage English Longbow (Longbow inglés de carruaje)

Llevaba tiempo queriendo escribir un artículo que describiera en detalle este tipo de arco y su origen histórico recurriendo a fuentes fiables.

Empezaré describiendo el arco en sí. Un Carriage English Longbow se refiere habitualmente a un arco largo de tipo longbow inglés laminado de estilo victoriano que ha sido dividido en dos secciones, la superior y la inferior, que pueden unirse mediante un sistema de bayoneta metálica en donde la parte superior actúa de macho y la inferior de hembra.

El objetivo de construir un arco así es doble. Por un lado, es más fácil de transportar al ocupar menos espacio (de ahí su nombre "de carruaje" ya que se podría llevar cómodamente como equipaje de carruaje) y, además, es probable que mejore el rendimiento de las palas del arco al tener en el cuerpo una sección rígida que ayude a hacer algo más de palanca. Como posible efecto beneficioso también cabría mencionar una menor sacudida en la mano del arco tras la suelta ya que el sistema de bayoneta metálica ayuda a amortiguar la vibración.

¿Cuándo surgió este arco y qué pruebas documentales tenemos de ello? Responder a estas preguntas nos permitirá conocer un poco más de la historia del uso y fabricación de los arcos al tiempo que nos permitirá clasificar este arco en la categoría más apropiada que corresponda si tenemos intención de competir con él.

BoA01
Portada de The Book of Archery

La primera referencia escrita que tenemos de este arco nos la proporciona George Agar Hansard, el autor en 1841 del libro "The Book of Archery, being the complete history and practice of the art, ancient and modern, interspersed with numerous interesting anecdotes and an account of the existing toxophilite societies" publicado por Henry G. Bohn en Londres. Este libro de más de 500 páginas ha servido a numerosos estudiosos posteriores como referencia para entender, no tanto la técnica del tiro con arco, sino sus diferentes usos por diferentes pueblos a lo largo de la historia con profusión de anécdotas y con cierto peso específico de la historia inglesa y galesa.

BoA222
Página 222 de The Book of Archery

En este libro, dentro del capítulo dedicado al tiro con arco en Francia, llegamos a la página 222, en donde Hansard decide saltar a Bélgica y expresar su satisfacción ante la cantidad y calidad de la afición en casi cada pueblo donde jóvenes y mayores disfrutar de su pericia en diferentes disciplinas, destacando el del mástil o popinjay. Se pone entonces a relatar una anécdota que él vivió en persona en una de esas competiciones justo antes de dar un dato clave para lo que nos ocupa en la página siguiente, la 223.

BoA223
Página 223 de The Book of Archery

"Flemish bows and arrows are truly excellent. For perfect straightness and seasoning, with beauty of feathers, the latter cannot be surpassed. In their bows they are a little fanciful; I saw many formed of two pieces, united by an iron hinge; and to construct them so as to be put together like the joints of an angling rod, seems a favourite fancy."

Traduzco la parte en negrita.

Vi muchos formados por dos piezas, unidas por un eje metálico; construidas de tal forma que se dispusieran juntas como las uniones de una caña de pescar.

Hansard no dice que sea la primera vez que vea arcos de este tipo. Seguramente ya había visto algunos en el pasado, pero aquí destaca que ve muchos, como si fuera una moda en Bélgica (por los pueblos que menciona, más concretamente la región de Flandes). No se detiene en su composición de maderas porque de por hecho que el lector sabe que o bien serán de una sola pieza de tejo o bien trilaminados (habitualmente nogal americano, alguna madera tropical densa y madera de limonero), como es el estilo victoriano, que permite conseguir arcos de parecidas prestaciones al tejo pero más delgados.

Desafortunadamente, Hansard no provee tampoco de detalles técnicos o diagramas probablemente porque no es el objeto de su libro, muchas veces más centrado en contar sus vivencias y conocimientos como si de una charla al calor del hogar se tratara.

Tenemos que irnos hasta el año 1900 cuando apareció publicado un libro que sí acierta a resolver esas lagunas. Se trata del libro "Le Tir à l'Arc" escrito por Albert de Bertier para la colección Bibliothèque du Sport y publicado en Paris por la librería Hachette & Cª.

TA_AdB01
Portada de Le Tir à l'Arc

Este libro es mucho más técnico y generoso en diagramas e ilustraciones. Al tener carácter enciclopédico sí pretende dar información objetiva tanto sobre la técnica, la historia y aspectos relacionados con la práctica del tiro con arco.

TA_AdBp232
Página 232 de Le Tir à l'Arc

En la página 232 ya introduce el concepto de arco desmontable.

Un arc peut être fait avec un seul morceau de bois que l'on amincit graduellement partir du milieu vers ses extrémités, ce qui est la manière la plus naturelle; ou bien de deux morceaux formant les branches et réunis solidement l'un à l'autre à la poignée. Cette méthode est la plus généralement adoptée et présente cet avantage que l'on peut choisir des branches d'un bois sain toutes ses parties...

Traduzco la parte en negrita.

o bien de dos partes formando las palas y unidas de forma fija la una a la otra por la empuñadura

Es curioso que luego diga que precisamente este método es el más adoptado en la actualidad por sus indudables ventajas a la hora de trabajar la madera en trozos más pequeños aunque quizá no tenga en cuenta que siempre es preferible fabricar un arco completo y luego cortarlo por la mitad, cancelando la supuesta ventaja.

TA_AdBp233
Página 233 de Le Tir à l'Arc

En la página siguiente tenemos nuestro primer dibujo y unas notas adicionales sobre las medidas generalmente aceptadas. Para caballeros, el arco debe medir entre 1.80m y 2.10m (~70"-83") y para damas 1.50m y 1.70m (~59"-67"). Interesante ver que el dato de 59" para longbow de damas se ha mantenido hasta hoy en WA pero no el de caballeros, que está en 63".

Resulta muy interesante los comentarios de De Bertier al hilo de los arcos desmontables. Primero reitera dentro de Francia su propularidad.

On a adopté depuis une soixantaine d'anées, dans presque toutes les compagnies françaises de tir aux berceaux, un arc dont la branche supérieure s'emmanche dans la poignée fixée à la branche inférieure, ce qui permet de le démonter facilement en deux parties.

Que traduzco entero

Durante los últimos sesenta años, casi todas las compañías de arqueros [en Francia] han adoptado un arco en el que la pala superior se encaja en la empuñadura la pala inferior, de forma que puede ser fácilmente desmontado en dos partes.

y sigue, entrando en el terreno de la opinión.

Si cette disposition offre à l'archer l'incontestable avantage de pouvoir commodément voyager avec son arc sans être encombré par sa longueur, elle présente quelques inconvénients. La poignée, en effet, nécessairement
en métal, alourdit l'arc dans de grandes proportions, de plus il faut que la branche qui s'emboîte soit parfaitement ajustée et fixe à sa base
pour que, dans l'action de tirer, on ne sente aucune vibration dans la main.

que traduzco libremente así

Si esta disposición ofrece al arquero la ventaja incontestable de poder viajar cómodamente con su arco sin resultar incómodo por su longitud, ello presenta algunos inconvenientes. La empuñadura, en efecto, necesariamente de metal, añade peso en arcos de grandes proporciones, asimismo es necesario que la pala que se introduce lo haga con un ajuste perfecto para que tras la acción de tirar, no se sienta ninguna vibración en la mano.

Ese riesgo de vibración existe, por supuesto, pero en realidad disminuye si se resuelve bien ese sistema de bayoneta y hoy en día, según me comentó Hilary Greenland, se considera una ventaja suficiente como para impedir que en Reino Unido compitan arcos "de carruaje" con otros de "una pieza" (independientemente de si son trilaminados o no).

TA_AdBp234
Página 234 de Le Tir à l'Arc

Esto queda claro si seguimos leyendo los párrafos sucesivos cuando De Bertier menciona

Hâtons-nous d'ajouter toutefois que les meilleurs tireurs à la cible de nos compagnies françaises se servent avec succès dàrcs démontables et déclarent s'en trouver satisfaits.

que en castellano moderno se puede traducir como

Sin embargo, admitamos rápidamente que los mejores arqueros de nuestras compañías francesas están haciendo buen uso de los arcos desmontables y se declaran satisfechos.

En esa misma página podemos observar la figura 101 en donde se muestra la sección de la empuñadura por la que se introduciría la pala superior con su inserto metálico. En esta ocasión, la hoquedad metálica parece seguir el patrón de la sección de arco longbow inglés en forma de D pero imaginamos que podría haber variaciones circulares o ligeramente elípticas.

La figura 102 representa una funda de cuero para transportar un arco desmontable (y llevarlo a la espalda), un aspecto interesante si quisiéramos fabricarnos una en el futuro.

Hacia el final de la página, se mencionan los tipos maderas más empleadas para estos arcos y se comenta que estos arcos no presentan recurva.

Por supuesto, el libro continua dando más detalles de este tipo de arcos, mencionando que existe la opción de tener una pequeña plaquita o barra de metal sobre la que se apoye la flecha (llamada "guíaflecha", hoy más conocida como "reposaflecha") y amplía la descripción de desmontables a los arcos recurvos. Podría estar horas sin saber cuándo parar de traducir extractos pero creo que éste es un momento para hacerlo ya que mi principal objetivo se ha cumplido.

Hemos visto que ya en 1841 se mencionan estos arcos y que en 1900 se habla de que "en los últimos sesenta años" ha crecido la popularidad de los longbows desmontables. Parece que no es una moda inglesa, sino fundamentalmente francesa o flamenca que busca un transporte más cómodo y probablemente un mejor rendimiento (a juzgar por el hecho de que los mejores tirados los prefieren). Podemos asumir que estos arcos podrían haber empezado a fabricarse a principios del siglo XIX pero solo tenemos pruebas claras a partir de 1841 e indirectamente sesenta años hacia atrás desde 1900.

Hoy en día se fabrican muy pocos longbows ingleses de carruaje o desmontables y menos aún siguiendo la misma técnica de fabricación de principios del siglo XIX. Yo los conocía gracias a Hilary Greenland y le encargué uno a principios de 2016.

Por todo ello, este tipo de arcos, si presentan diseño, materiales y técnicas originales al tiempo que emplean algunos pegamentos modernos y cuerdas de dacron, encajan perfectamente en categorías que exigen plausibilidad hostórica anterior a 1900. En la reglamentación de World Archery no existe tal cosa pero en la de IFAA, sí, en la categoría de Historical Bow. En mi caso concreto, un arco de 75" con nogal, purpleheart y madera de limonero en un arco trilaminado de estilo victoriano sería probablemente el ejemplo más abundante en arcos longbow del siglo XIX y, por ende, de longbows ingleses desmontables con este sistema franco-flamenco. De hecho, Hilary Greenland los fabrica usando como modelo algunos ejemplos de la primera mitad del siglo XX, anteriores a la 2ª Guerra Mundial. Os presento unas fotografías realizadas por el toxófilo y arquero Raph Rambur de una interesante colección de estos arcos pertenecientes a la Compañía de Arqueros de Saint Pierre de Montmartre en Francia.

bows-shape
Carriage Longbows. Foto cortesía de Raph Rambur

00small73574181
Detalle de un Carriage Longbow con su "guía-flecha" y su "Made in Belgium". Foto cortesía de Raph Rambur

Junto con mi arco de estilo vikingo, es el que planeo usar en tiradas IFAA en la categoría de histórico aparte de tirar con él en tiradas WA dentro de la categoría de longbow a falta de una catagoría específica.

Espero que os haya gustado este artículo sobre la historia del tiro con arco y si tenéis algún comentario, matiz o pregunta, animaos a dejarla por escrito en los comentarios. Quisiera agradecer tanto a Hilary Greenland como a Raph Rambur su ayuda y conocimientos para escribir este artículo.