[Artículo invitado] Apuntes sobre el Carcaj o Bolsa Medieval. Parte II: Cómo se hace.

Teniendo en cuenta todos los detalles descritos en la Parte I de estos apuntes, hacer una bolsa medieval tiene más enjundia de la que parece. Hay muchos modelos en internet, más o menos fidedignos, algunos más útiles que otros. Yo hice el mío propio teniendo en cuenta tres factores:

  1. Intentar recrear lo más posible una reproducción histórica concreta (la bolsa tipo Mary Rose).
  2. Modificar dicha reproducción para que fuese útil y cómodo de llevar. Buscaba inspirarme, pero siempre teniendo en cuenta que cada vez que llevase esta bolsa para transportar las flechas, estaría acompañada de 5 kilos de vestido medieval. Comodidad y practicada ante todo.
  3. Añadirle belleza (sentido estético). El ultimo punto parece el menos importante, pero realmente, no buscaba parecer una arquera medieval sin más (algo inviable por ser mujer en el medievo), sino que me gustase ver mi carcaj y me apeteciese llevarlo. Al fin y al cabo, sólo iba a hacer y poseer un único sujetaflechas histórico de este tipo.

Webs informativas

Antes de explayarme en los pros y contra y la explicación del proceso en sí, facilito las webs que me resultaron esenciales a la hora de fabricar mi propia versión del Arrow Bag Mary Rose:

  • War Bow Trials es la web MÁS completa sobre cómo hacer una bolsa medieval. De aquí es de donde saqué la mayor parte del proceso, puesto que viene detallado paso a paso.
  • Desgraciadamente han desaparecido las imágenes del foro BushcraftUK, sin embargo, el texto me sirvió para aclarar dudas al respecto.
  • La web histórica Leather Working Reverend contiene fotos del museo donde se encuentran los restos del Mary Rose.

Como ya he comentado, modifiqué dos secciones de la bolsa: alargué la tela para cubrir las flechas en caso de lluvia. Esto me sirve, a su vez, como elemento de protección mientras las almaceno o las transporto. Por otro lado, cerré el final de la bolsa, cosa que en el carcaj original está al aire debido al final de las puntas. Me basé en esta web y en esta imagen.

Un buen consejo es, en general, hacer una consulta en inglés en Google imágenes, escribiendo por ejemplo medieval quiver Mary Rose.

Aunque consulté mucha información, lo que me animó definitivamente a hacer la bolsa medieval para las flechas fue tener en mis manos una de las creaciones del gran arquero abulense Manuel Gil. Gracias a él obtuve consejos y directrices de primera mano de las cosas que se deben y no se deben de hacer a la hora de fabricar este objeto preciado. ¡Gracias Manu!

Materiales

Los materiales a escoger son:

  • Cuero de 4 mm o superior (si puede ser cuero cocido, mejor. También se puede comprar cuero engrasado y posteriormente cocerlo con agua y grasa para que se endurezca y se quede firme).
    Cuanto más grueso, más estable y duradero será el armazón de tu bolsa medieval. El cuero es el material que más va a sufrir por el roce, el uso constante al insertar y quitar flechas, etc.
    Preferiblemente escoge un color neutro, tipo beige, ya que es lo más fidedigno. Recordemos de nuevo, que los tintes en general eran un artículo de lujo en la Antigüedad, reservado para una clase pudiente y real (yo elegí el morado por ser junto con el naranja mis colores favoritos, pero claramente es un color más fantasioso que real).

  • Tela de algodón o tela arpillera. Cuanto más se parezca a la tela que se usa en los sacos de patatas, más histórico será.

  • Cuerda. Si puede ser cuerda gorda, de esas que sirven para coser burdamente, o para hacer ganchillo, o incluso sacar cuerda de la misma tela arpillera, mejor. Se le debe aplicar previamente una capa de grasa o de vaselina para poder coser mejor. Esto le dará un tono más oscuro, que queda muy bonito, y te ayudará distinguir fácilmente la cuerda cosida de la bolsa.

  • Agujas gordas y dedal. El dedal sirve para empujar las agujas a través del cuero, sin destrozarnos los dedos. Bien sabe todo arquero lo importante que son sus dedos a la hora de tirar.

  • Abrebocados. No sólo para los agujeros de las flechas en el cuero, sino también para los huecos del cosido con la cuerda.

  • Pinzas, tijeras y tiza.

  • Papel de patronaje o papel de cebolla.

Paso a Paso

Una vez obtenidos dichos materiales, este es el proceso a seguir:

1. Selecciona la mejor sección de cuero y de tela.

alt

Como se puede apreciar en esta imagen, el cuero tiene un corte feo en la parte superior. Decidí colocarlo en una zona donde no se notase. Este es un paso previo si deseas obtener un buen resultado, pero es totalmente opcional.

2. Imprime y corta la circunferencia que servirá para separar flechas. Los materiales a utilizar son cuero, cúter o bisturí bien afilado, abrebocados y mucha paciencia. No tiene más misterio que descargarse esta plantilla, marcar y cortar el cuerpo por el lado no tratado.

Yo me basé en la serie de videos Making the Medieval Arrow Bag increíblemente informativos. No obstante, al final, mi gran amigo, maestro y arquero José Ramón Carrillo realizó dos soportes de cuero para insertar y dividir las flechas. Tuvimos que darle muchas vueltas porque ambos queríamos una bolsa multifuncional, con posibilidad para ser colgada a la espalda o en la cintura. De ahí que la circunferencia tenga una parte final de cuero que sirve a modo de argolla con el cinturón.
Muestro dos versiones parecidas, con agujeros a diferentes tamaños. Las posibilidades son infinitas y puedes crear una bolsa totalmente personalizada para ti.

Los agujeros pequeños son las guías donde se pasará la cuerda de unión posteriormente.

altDe nuevo mi agradecimiento a José Ramón Carrillo, que aunque realiza trabajos de cuero como afición, consigue trabajos muy profesionales.

3. A partir de la circunferencia, mide las flechas, dónde quieres que estén exactamente en la bolsa y organiza todo en un patrón. Yo lo hice en la única pieza de serraje que tenía con la ayuda de una regla y una tiza. Previamente, realiza un patrón con papel de cebolla (también llamado papel de patronaje o como lo llaman en mi casa «el papel semiopaco que encontramos en la caja de los zapatos»), para hacerte una idea de cómo quedaría el resultado.

Gracias a este patrón pude rectificar a tiempo antes de cortar, por eso te lo recomiendo encarecidamente.

alt

De nuevo, recomiendo tela y una organización semejante. Yo decidí hacer dos bolsas, y la repartición era crucial para aprovechar la mayor cantidad de superficie posible. Los patrones los creé yo, midiendo mis flechas y calculando la tela sobrante que necesitaba.

4. Corta la tela con unas tijeras en zig zag, para evitar que el cuero se rompa, teniendo en cuenta que las costuras se ven. De esta manera, el resultado es más estético una vez cosido (recomiendo usar hilo del mismo color que la tela). Este paso es opcional ya que esta parte NO es histórica, puesto que las piezas no se remataban. Puedes saltártelo, pero ten en cuenta que si no rematas la tela o el cuero, al tiempo, se acaba rompiendo rápidamente por las zonas que sufren desgaste y tensión.

Se puede apreciar el detalle del remate simple en zig zag. Como quería cerrar la bolsa envolviendo las flechas, mi objetivo era crear una bolsa triangular pero con un cierre tipo bombonera. Pasé una cuerda para poder ayudar a ese cierre, y unas bolas de madera a modo de tope.

5. Cose los patrones del revés (por la cara interna).

Deja las marcas de la tiza donde irá la circunferencia, a modo de guía.

Cuando tengas la bolsa cosida, y la hayas medido con las flechas de madera, cose la parte inferior. Puede elegir dejarla abierta para hacerla más histórica, o cerrarla.

Yo quería la bolsa cerrada en la parte inferior, así que antes corté foam y lo inserté a modo de tope, para que las flechas no rayasen la tela con el paso del tiempo


El destrozo en forma de conos de foam.

Aquí puedes ver la tela cosida por dentro y dada la vuelta:


Bolsa por dentro.


Tela dada la vuelta.

Coloqué una cuerda al final para tener la posibilidad de abrir el embudo de la bolsa y así poder quitar o añadir foam.

Así queda la punta de la bolsa con el foam. No importa que no cierre del todo, ya que nunca se verá. Si utilizas tela, podrás cerrarlo fácilmente.

6. Afianza la circunferencia a la tela. Históricamente no se usaban ni colas ni pegamentos, y si refuerzas bien la circunferencia con la cuerda o el hilo haciendo un doble cosido, no se romperá; pero si no se pega esa pieza previamente, puede moverse en el siguiente paso.

Encaja las líneas que dejaste marcadas con una tiza en la parte interior de la tela y colocar pinzas de la ropa para sujetar la tela con el cuero, como se muestra en esta imagen:

Una vez empieces a coser, vas quitando las pinzas. Facilísimo.

7. Cose el cuero a la tela. Un truco es coser cada sección de forma individual. De esta manera, cuando se rompa el hilo o la cuerda, no se deshará toda la sección. El uso del dedal es obligatorio en esta parte.
Puedes elegir coser el círculo por dentro con un acabado muy bonito en el interior:

o por fuera y con acabados diversos:

alt
Te dejo un enlace con todos los tipos de costuras: costura simple, costura simple del revés, costura doble en X, costura doble en X con línea.

8. Ten mucha paciencia. El proceso el lento, pero la recompensa merece la pena. Este es el resultado final:


Hello world!

Consejos

Para finalizar, me gustaría dar una serie de consejos a tener en cuenta a partir de mi experiencia:

  • Si utilizas tela, todo el proceso será más rápido: los patrones, el cosido a mano o a máquina, y el paso de una cuerda para cerrar la bolsa, en la parte superior a modo de cierre protector para las plumas y/o en la parte inferior, para cerrar la bolsa o atrapar con la cuerdas los vástagos.

  • Yo cometí el error de hacerlo en vez de con tela, lo hice con serraje, que es flexible como la tela pero pesa muchísimo. Debido a ello tuve que coser de una manera especial el círculo de cuero para que no se hundiese a la hora de colocarme la bolsa a la cadera. Lo mejor es un tejido ligero, que encima de ser más cómodo, es más ligero. La tela de rafia o arpillera es baratísima.

Aquí se muestra como el carcaj me cae claramente de lado, y como ya colocando las flechas la circunferencia se hunde.

  • Antes de cortar y ponerte manos a la obra, recomiendo encarecidamente hacer un modelo previo en papel. Modifiqué muchísimo las medidas comparando mi patrón con las imágenes extraídas de internet, y colocando las flechas directamente. Realiza un patrón previo tanto de la pieza de cuero como de la bolsa en sí.

  • Es mejor hacer una bolsa más pequeña que la que hice yo. Prácticamente me llega a los tobillos desde la cadera, y es tan larga que aunque es bonita, acaba pesando. Es mejor una bolsa más corta y estrecha en su circunferencia.

  • Una cosa buena que se puede apreciar en la foto anterior, es que cosí un trozo de tela morada para poder colgarme la bolsa en la espalda o a la cintura. Uso ambas argollas de tela incluso cuando lo coloco en la cintura, para sujetar la bolsa a mi gemelo y que no esté bailando cada vez que me muevo.

Espero haberte ayudado si te decides por crear una bolsa medieval. Un saludo y *¡buenas flechas!