III Tirada Liga IFAA Centro Bowhunter 2018

Tras la ausencia por reposo obligado en la II tirada celebrada en Trillo y organizada por los Arqueros del Alto Tajo, pude volver a la liga centro en un campo que no había visitado antes (en parte porque es relativamente reciente) del club Arqueros Ribereños en Chinchón.

La verdad es que tenía muchas ganas de disfrutar de un campo desconocido y estaba seguro de que la organización nos propondría un recorrido interesante aprovechando bien las características del terreno.

En esta ocasión de Ithilien asistimos Luiyo (LB), Yamila (BHR) y yo (HB). Yamila no participa activamente en la liga pero se animó a un día de competición IFAA.

La circular ponía que se recibía a los arqueros a las 9.30h pero cuando aparecimos sobre esa hora nos dio la sensación de ser los últimos porque la gente ya estaba recogiendo y apenas pudimos tirar 4 flechas de calentamiento (Yamila ni eso). En cualquier caso, nos sumamos a nuestras patrullas y yo me encontré con viejos conocidos como Fer, Javier Gamboa, José Antonio o César.

IMG_20180408_101923
Una de las muchas vistas. Foto cortesía de Luiyo

Aunque había amenaza de lluvia durante la mañana lo cierto es que se quedó en eso, amenaza y nada más, porque aunque varios nubarrones nos sobrevolaron no cayó ni una gota de agua, tan solo algo de molesto viento hacia el final de la jornada.

En la patrulla de históricos todos arrancamos con buen ánimo en un par de "peces" gigantes y con opción de poder tirar cómodamente de uno en uno. Fer iba con su arco de estilo mongol al igual que José Antonio, ambos con un Grozer. César iba con un flatbow con un reposa históricamente plausible (se asemeja a algunos diseños del siglo XIX) mientras que Javier Gamboa y yo fuimos fieles a nuestros longbows ingleses. Hay que hacer notar que Fer continúa con su intención de tirar con agarre de pulgar y no mediterráneo, lo cual necesariamente tiene que suponer un handicap que asume con mucha naturalidad.

IMG_20180408_101640
El maestro Gamboa con su longbow

El recorrido en sí estuvo francamente bien. A mí me dio la sensación de estar cubriendo bastante terreno y aunque la mayoría de los tiros estaban más o menos a nivel, sí que había subidas y bajadas entre unas cuantas dianas. Aún hoy, dos días después, he de reconocer que no sabría describir cómo era el terreno en general, lo cual creo que dice mucho del potencial de la extensión que el ayuntamiento de Chinchón ha acordado ceder a Arqueros Ribereños para jornadas de tiro con arco.

pablo
Aquí me enfrentaba a una lechuza. Foto cortesía de Fer.

Igualmente, la colección de dianas cumplió de sobra con las necesidades de un recorrido IFAA. Ya fueran dobles Grupos IV o interesantes Grupos I, la variedad saltaba a la vista a pesar de lo habitual que resulta en España ver corzos o córvidos y jabalíes, claro. En Inglaterra a cambio, veríamos menos jabalíes y más zorros, como es de esperar.

IMG_20180408_101350
José Antonio Molina y su estupendo grozer

José Antonio además me comentó que en Arqueros Ribereños son optimistas con un posible acuerdo con el ayuntamiento de Chinchón y deberíamos ver noticias pronto al respecto de una escuela de iniciación en el municipio. Aún parece pronto para confirmar nada pero al menos hay interés por hacer algo interesante alrededor del tiro con arco con el club. La verdad es que les deseo que consigan arrancar proyectos tan interesantes.

IMG_20180408_103424
Una de mis mejores flechas ese día

Volviendo al día en sí, ninguno tuvimos una gran mañana. El único que pareció enchufado en un primer momento fue José Antonio con su grozer pero en algún momento se estancó y le costó recuperar el terreno perdido. El resto estuvimos "regulares" en ambos sentidos. Por mi parte, trataba de cuidar cada aspecto de la técnica pero reconozco que me costaba mucho anclar más de 1 segundo. Cuando vuelvo al Falco puedo estar 4 segundos pero saber que con este arco no debo estar más de dos segundos para que no pierda velocidad hace que mi mente se impaciente cuando aún queda tiempo de sobra antes de soltar. Tengo que trabajar este punto pero no en una tirada, sino practicando en un parapeto.

IMG_20180408_112536
Fer en su pose característica para una diana lejana, con agarre de anillo de pulgar

En todo caso, no tuve dos "mitades" iguales. Aunque en puntuación se asemejaron, la primera mitad fue una colección de primeras flechas en el bicho y segundas falladas (por arriba) mientras que la segunda mitad, en donde es posible que se concentraran más grupos I y II, compensé varias "bicicletas" con puntuaciones bastante decentes.

IMG_20180408_110051
Una de las dos preciosas dianas Hopher que disfrutamos esa mañana

Eso de fallar la segunda por arriba (en segunda piqueta avanzando unos tres metros) llegó a convertirse en una especie de maldición. Metía una buena primera flecha, avanzaba a la segunda piqueta, tiraba una BUENA flecha, a veces incluso mejor que la primera, pero se me iba por encima del lomo, en la vertical del vital. Tremendamente frustrante hasta que ya desesperado me conjuré contra un zorrito de las nieves y conseguí meter las dos. Pegué un grito poco cortés con las patrullas contiguas ¡perdón! pero es que me salió de pura rabia que llevaba acumulada. A partir de ese momento, con la "maldición" contrarrestada la cosa no mejoró en cuanto a media pero sí que tiré más a gusto.

IMG_20180408_110945
Impresionantes dos flechas en este dificilísimo Grupo I por parte de Fer

La decisión de no colocar parapetos en las dianas a mí me pareció bien pero es cierto que, en unas pocas, el riesgo de perder la flecha fue excesivamente alto, ya fuera porque había un pequeño corte de terreno hacía abajo o porque la flecha se podía perder decenas de metros más allá. Como siempre, la mejor fórmula consiste en no fallar, pero como eso no se puede garantizar, quizá para próximas tiradas buscaría ubicaciones de las dianas que no necesitaran parapeto y así configurar propuestas igual de naturales pero sin apenas riesgo de perder flechas por rebotes. Desde luego el terreno tiene infinitas posibilidades y el domingo estaba particularmente agradable con las lluvias de estos últimos meses, creo que marzo o abril pueden ser los mejores meses de este campo en la primera mitad del año.

IMG_20180408_113432
El maestor Gamboa posa orgulloso en este Grupo II

Recuerdo dos dianas en concreto del día.

Una, un ciervo de Grupo I en suave pendiente que a todos nos pareció que estaba a más de los 54m máximo (José Antonio dijo que estaba a 55m pero yo creo que estaba a sesenta) en donde por mucho que lo intenté, las flechas se me quedaron cortas. Uno a uno fuimos cayendo humillados con nuestras flechas bien dirigidas pero indudablemente flojas con la excepción de José Antonio que consiguió meter su primera flecha en la pata trasera (lo veréis en el vídeo). La tirada preciosa, con unas vistas impresionantes que nos encantaron a todos durante toda la mañana.

IMG_20180408_112624
Diana del jabalí

Dos, un jabalí en el último tercio del recorrido. Un grupo II con un viento que se había levantado y que nos obligaba a esperar pacientemente. El problema es que cuando me tocó a mí no parecia amainar y así podría haber estado esperando varios minutos... En fin, que me decidí. Miré a mi alrededor y me quedé encandilado con la vista que desde este pequeño cerro se podía disfrutar. Pensé también en la persona que había hecho mi arco, Hilary Greenland, y me la imaginé diciendo "¿qué es un poco de viento? ¡anda, demuestra que estás a la altura del arco que te hice!". Bueno, el caso es que decidí no esperar más y metí una primera flecha fantástica calculando contra el viento. Avancé a la segunda piqueta y me encontré con una situación similar. Me armé de concentración y lancé una segunda flecha que impactó de lleno en el corazón, sumando un corazón y un pulmón. Sin duda alguna, la tirada del día por muchos motivos. Ya me dio igual lo que hiciera a partir de entonces, esas dos flechas no habían sido casualidad.

IMG_20180408_124736
La mejor diana del día con diferencia, me quedó un buenísimo sabor de boca

Una media hora después estábamos haciendo recuento final y me quedé contento con mis 186 puntos porque en realidad no había tirado apenas malas flechas. Altas, sí, pero bien dirigidas con vuelo bonito, prácticamente todas. Dentro de mis propósitos para 2018 con el arco histórico en IFAA estaba el conseguir superar los 180 puntos así que a ver si repetimos.

cesar
César decidió arrodillarse para este jabalí

Acabamos bastante próximos a la zona de punto de encuentro y al poco rato ya habíamos entregado las tablillas y pedido nuestro bocadillo de almuerzo que devoré del hambre que llevaba acumulada a pesar de las chuches que César nos obsequiaba cada vez que alguien se anotaba un diez y de los pistachos que me sirvieron tan bien. Luiyo no parecía estar muy satisfecho con su día y Yamila tampoco aunque sus flechas habían errado por altura y no por lateralidad, lo cual es siempre buena señal.

Nos entretuvimos un poco más charlando con la gente pero no transcurrió mucho tiempo antes de que optáramos por guardar todo en el coche de Luiyo y emprender el camino de regreso a nuestras respectivas casas.

Muchas gracias a la organización por la tirada, el recorrido y tratarnos tan bien, espero poder volver pronto a disfrutar de este campo de Chinchón en el futuro.

Os dejo con un vídeo de unos cinco minutos que resume bien la mañana de nuestra patrulla de históricos.