Reseña del arco longbow BRE, de Lignum Vitae Bows

Cuando a través de César Bermúdez, el bowyer de Lignum Vitae Bows, surgió la oportunidad de probar y reseñar su primer modelo de arco comercializado (un flatbow moderno) ya intuía yo que me iba a requerir un número de horas considerable y un trabajo minucioso. Este empeño por poder llegar a una conclusión honesta se ha traducido en numerosas visitas al campo de tiro 3D de Arqueros de Madrid y unas 800 flechas. Considero que estoy en condiciones de comentaros mis impresiones y mi único miedo es no ser capaz de resumir todo lo que he experimentado como arquero con este arco, el BRE de Lignum Vitae Bows.

Características

El BRE es un flatbow moderno (en España llamado "longbow" por comodidad y porque se suele usar en la división del mismo nombre tanto en WA como IFAA) de 68" de alto, con cuerpo de jatoba y palas de fresno con fibra de vidrio y SIN lámina de carbono. Mi modelo era para arqueros diestros con 35# a 28" de apertura, exactamente igual que mi arco de referencia, un Falco Force (salvo por la longitud, 2" más largo que el Falco).

BRE_arbol
El longbow BRE apoyado en un árbol. La cinta de cuero del grip no es parte del arco, más adelante lo comento.

El diseño es de estilo clásico con un cuerpo largo, un grip de tipo "locator" con cintura especialmente delgada (comentaremos sobre esto más adelante), un perfil longbow sin réflex una vez montado con su cuerda y una ventana de tamaño normal y ligero "cut past centre".

Se aprecia un tapering hecho con esmero, reduciendo masa de las palas a medida que vamos aproximándonos a cada tip para buscar un mayor rendimiento de sus 35 libras. En cuanto a estética, el cuerpo presenta pocos adornos salvo las habituales capas o láminas de madera en el frontal.

Tiene un precio de 380€ y viene con dos cuerdas de alto rendimiento (tiene los tips reforzados), ambas de 16 hilos, lo cual me sorprendió (imaginaba 14 ó 12) al hilo del rendimiento que comento más abajo.

Aspecto visual

El arco, por la elección de maderas y diseño, no llama excesivamente la atención, lo cual no es una pega para mí, que me gustan incluso más sencillos (sin las láminas decorativas del frontal del cuerpo). Sí es cierto que prefiero arcos de maderas más oscuras y el fresno tiene unas vetas que no me acaban de convencer para las palas. Por el contrario, la madera de jatoba del cuerpo sí que tiene un color más cálido que me gusta mucho, viéndose bien el poro de la madera. Una pena que las decoraciones exteriores acabadas en línea recta en lugar de ovalada le hagan un flaco favor.

El aspecto visual del arco es un tema muy subjetivo. Veo a gente enamorada de arcos que a mí me parecen horribles. Por ejemplo, no me atraen nada los cuerpos enormes que parecen piezas de ebanistería con adornos y brillos por doquier. En el caso del BRE, su sencillez se acerca más a lo que a mí me gusta ver en un arco longbow pero no consigue que me atraiga especialmente. Sí me gusta, como es lógico, el tapering de las palas, que le da un aspecto más estilizado en los extremos para compensar que la inclinación de las palas nace, para mi gusto, demasiado tarde.

tapering
Se aprecia bien el trabajo de "tapering" en las palas

El acabado es muy bueno, se nota aquí que estamos ante el trabajo de alguien que sabe enfrentarse a la madera y salir victorioso hasta en los más mínimos detalles. Las transiciones son perfectas, se nota un perfil de anchura diferente en las palas y en general todo parece tener cierta armonía.

tips
Uno de los tips

Una pega notable es que el barniz tiene algún problema porque antes de las 200 flechas ya empecé a detectar líneas de tensión en el exterior del cuerpo. Al principio pensé que yo había sido el causante por un descuido pero me extrañaba mucho y cuando le comenté esto a César en una llamada telefónica me confirmó que ya había tomado nota de ese problema y que iba a cambiar de barniz. No es que el barniz que usara fuese de mala calidad pero no funcionaba bien para las necesidades del arco e iba a optar por otro.

barniz
Jugando con la luz se pueden descubrir las estrías en el barniz y su curiosa dirección oblicua. Con casi cualquier otro ángulo resultan invisibles

Con todo, el arco en su forma es de corte clásico y sencillo, cosa que me gusta, con elección de maderas que sobre todo en las palas no me dice mucho. Si lo viera en una tienda junto con otros longbows probablemente me hubiera llamado la atención antes algún otro.

Sensaciones al abrir y soltar

Este arco, con sus 68" de longitud se abre cómodamente. Efectivamente, la apertura es suave y progresiva. A mis 27.5" no noté muro de ningún tipo. En la suelta, el arco se siente en la mano del arco. No es posible calificar esa sensación de handshock pero sí tiene un agradable feedback, una respuesta física que se siente en la mano y que transmite fuerza sin incomodar en ningún momento.

A mí esta sensación en la mano de arco me gusta, me hace sentir el arco cuando sale disparada la flecha en lugar de tener un arco que trata por todos los medios de hacer ese momento intranscendente en busca de la mayor eficacia y estabilidad. No soy amigo de longbows modernos que te pegan una sacudida al soltar (cada vez son menos) pero tampoco me llaman la atención los que emulan el arco desnudo o recurvado olímpico y minimizan al máximo la sensación en la mano y el brazo de arco.

En el caso del BRE, esa respuesta está contenida y hace que el arco tome un poco de protagonismo en el tiro. Cuando en una ocasión volví a coger el Falco Force, su menor feedback me llegó a hacer creer durante unos minutos que estaba ante un arco de menor velocidad, tal es el efecto que puede llegar a provocar una sensación. Es sutil pero está ahí.

Rendimiento y eficacia

Antes he comentado que he ido numerosas veces al campo con este arco. Hablamos de dos meses tirando con frecuencia con él y unas 800 flechas tiradas. Precisamente recibí un arco de 35 libras para poder compararlo con un arco que me acompaña desde hace 4 años, mi Falco Force, otro longbow de 35 libras. De esta forma, pude emplear las mismas flechas que he ido perfeccionando con el tiempo para que vuelen bien con el Falco.

La pregunta que yo me hacía era ¿cómo de bien volarían con el BRE? ¿notaría algo en la velocidad?

La respuesta vino clara ya en las primeras 100 flechas. Estamos ante un arco rápido sin nada que envidiar a otros arcos de mayor presupuesto o con ayuda de láminas de carbono. No dispongo de un cronógrafo pero sí puedo comparar con mi Falco, que tiene fibra de vidrio y una lámina de carbono y dos pulgadas menos y el BRE tiene exactamente la misma velocidad con la misma flecha. Lo sé porque hice numerosas pruebas hasta los 50 metros de distancia y las alturas resultantes no dejaban mucho a la imaginación.

No estoy diciendo que sea un arco espectacularmente rápido, es difícil con este diseño de longbow, pero está claro que César le ha sabido sacar el máximo partido al diseño y no solo al diseño, las propiedades mecánicas del arco no son casualidad.

[Actualización 22 julio 2018: se hace necesaria una corrección. Hoy fui al campo estrenando cuerda con el Falco Force (que ya tenía 3 años) y sin silenciadores. En las pruebas que hice del Falco "contra" el BRE, el Falco tenía silenciadores de castor y se apreciaba una ligera caída respecto del BRE que yo obvié en la reseña compensando esa diferencia de altura en mis notas. Sin embargo, sin los silenciodores y con una cuerda de 16 hilos, igual que la del BRE, el Falco Force es objetivamente más rápido, lo suficiente como para tener que reajustar cada tiro más allá de los 15 metros y en especial de 20 a 30 metros. Con esto no desmerezco al BRE pero se nota un extra de velocidad en el Falco Force que lo hace un longbow especialmente rápido]

Precisión

Esta parte de la reseña va a ser la más complicada. En primer lugar, porque cuando hablamos de precisión estamos mezclando a arquero y arco. Salvo que podamos poner al arco en una máquina que haga todo el trabajo, es muy difícil hablar de la precisión de un arco si no es empleando información relativa o indirecta en donde el arquero o arquera tiene demasiada responsabilidad.

La gente habla de arcos críticos o arcos agradecidos cuando quiere hablar de lo poco o mucho que el arco perdona una mala suelta, por ejemplo, pero cuando uno prueba un arco y tira ni diez flechas, es imposible llegar a ninguna conclusión.

Después de 800 flechas, sí que puedo llegar a una conclusión importante pero para que la entendáis, tenéis que seguir mis propios pasos en la prueba del arco porque la cosa no empezó precisamente bien.

Los primeros días con el BRE en el campo las sensaciones y los resultados no acompañaron. Tenía cierta incomodidad y las flechas no iban siempre a donde quería. Debo decir que soy de la opinión de que casi cualquier arco de este tipo me supera como arquero y que aún no he probado un arco al que yo haya sentido que he "agotado" su potencial. Hay arcos que tienen más recorrido y otros a los que les ves las costuras pero lo que estaba claro es que el BRE era un arco, en principio, muy superior a mi mejor día como arquero. Entonces ¿por qué las flechas iban tan erráticas? Podía estar en dos dianas enchufando unas flechas espectaculares y las siguientes dos con fallos calamitosos. No lograba tener cierta regularidad y eso me causó durante varios días mucha frustración.

centro_de_masas
Llegué a medir el centro de masas comparado con mi Falco. Se aprecia que el BRE lo tiene un poco más bajo del pivot point ¿es relevante? No sabría decirlo

Finalmente opté por emplear una argucia para eliminar un factor de error importante. Desempolvé una dragona y me fui una tarde entre semana con el arco a una diana de distancias que marca hasta los 70 metros. De hecho, me fui con el Falco para ejecutar el test de la forma más exhaustiva posible.

Mi teoría era la siguiente. Si el arco era crítico con la suelta, la dragona lo desvelaría al no verse apenas mejoría en los problemas de lateralidad. Si, por el contrario, el uso de la dragona reducía claramente la dispersión de las flechas, significaba que el agarre del arco era el origen del problema.

Efectivamente, en cuanto tiré con dragona las agrupaciones aparecieron como por arte de magia. Empecé a 20 metros pero no me detuve ahí, continué hasta los 30 metros y más allá hasta los 40 metros. En los 30 metros tenía grupos de 4.5cm de radio (en general bien de lateralidad), que para que os hagáis una idea, supone meter todas las flechas en el corazón de una diana de Grupo 1 (las que se ponen a 30 metros) y prácticamente todas en el corazón de una diana de Grupo II o tenerlas todas muy cómodamente en el 10 y el 9 de una diana FITA de 60cm.

grupo_a_30m
Con dragona se obró el "milagro"

Cuando pasé de 30 metros a 40 metros, los grupos de hicieron más grandes y la madera de las flechas volvió a recordarme con qué estaba tirando, Aún así, hice unos cuantos grupos decentes en donde el diámetro de los grupos a 30m casi pasó a ser el radio de éstos.

grupo_a_40m
A 40 metros el grupo se abre pero aún así es para estar satisfecho

Alternaba con el Falco para asegurarme de que todo se desarrollaba igual (también usé la dragona para no cambiar nada de la configuración) y los grupos eran prácticamente iguales. Tan parecidos eran que tuve que seguir un protocolo para hacer las fotos de cada serie para
no liarme de vuelta en casa.

Estaba muy cansado cuando me metí en el recorrido pero aún así anoté puntuación y tras la diana 24 lo dejé en unos 280 puntos, que sin ser muchos puntos sí me dejaron mejores sensaciones que otros días anteriores. Hago un inciso sobre el tema de los puntos. Yo soy arquero de sensaciones pero a veces sucede que necesitas una medida más objetiva que las sensaciones para evaluar algo como un arco. Cuántas veces salimos desencantados de una tirada para luego descubrir que en puntuación nos ha ido bien (al revés es más raro). Quería tener una referencia externa para compensar el juicio puramente subjetivo.

Todo esto se lo comenté por teléfono a César días después durante una llamada que se prolongó un buen rato. Estaba claro que el arco en sí era preciso pero yo estaba teniendo problemas con la mano de arco y la cintura tan estrecha del grip. Esta cintura para la que me "sobraba" mano, parecía inspirarse en arcos desnudos u olímpicos en donde se persigue un menor contacto de la mano con el arco (y el uso de la dragona). Sin embargo, para un arco longbow, ese diámetro me estaba impidiendo tener la mano del arco siempre bien colocada cuando no usaba (lógicamente) dragona. Si lo hacía, las flechas iban al 10, si dejaba de usar la dragona, las flechas lo mismo iban al diez que iban 30 cm a derecha o izquierda. Mi percepción era que el arco era "crítico con el grip". A César no le sorprendieron mis comentarios aunque me confesó que eran minoría entre los que habían probado sus arcos. Coincidimos en que merecía la pena hacer un pequeño experimento en mi caso, añadir un pequeño recubrimiento de cuero en el grip para darle un grosor de 1mm más al cuerpo precisamente en su parte más estrecha.

cintacuero
El truco. Ojalá todo en la vida fuera tan fácil como poner una cinta de cuero

Así lo hice. Empleé una tira de cuero fina, de un color que no desentonara (aunque no iba a ser permanente) y me fui este fin de semana sábado y domingo a tirar de nuevo con el BRE. El sábado me acompañaron Yamila y Luiyo y concluí el recorrido con 274 puntos. A primera vista, una mala noticia ¿verdad? Sin embargo, yo sí había notado un cambio claro en mis sensaciones de seguridad con el arco más allá de placebos. Hay veces que puntuación y sensaciones van de la mano y hay veces que no y ese sábado la puntuación podía decir misa, yo sabía que la cinta de cuero estaba funcionando, simplemente tenía que insistir un poco más para acostumbrarme al cambio.

Volví al día siguiente para confirmar mis sospechas y las dudas se despejaron finalmente. Alcancé sin problemas los 306 puntos con sensaciones bastante mejores. Finalmente, tras dos meses, había dado con la clave.

jabali
Dos flechas preciosas que fueron a dar donde yo quise, otra cosa es que cuando me acerqué a hacer la foto vi que estaban ligeramente a la izquierda del corazón

Los problemas de lateralidad habían desaparecido y, en su lugar, apareció una sensación clara de seguridad. La mano se fusionaba con la empuñadura mucho mejor.

jabato
Este jabato es un buen ejemplo del adiós a la lateralidad, la segunda flecha es una corrección de libro

El recorrido actual de Arqueros de Madrid, que podemos disfrutar los abonados, es especialmente bonito y en ocasiones bastante técnico, un reto perfecto para poner a prueba el BRE con el grip "engordado".

cocodrilo
Este cocodrilo, que se tira muy picado y por entre ramas, es de los más difíciles del recorrido. Nótese que no logré dar en zona vital pero la agrupación es fantástica

Conclusión

Nadie debería esperar dos meses para encontrar el potencial de un arco y en ese sentido la espera se me ha hecho un tanto larga, casi agónica en ocasiones. Pero creo que he hecho lo correcto. Tirar 50 flechas con un arco que te prestan te vale para decir lo que quieras. Que te gusta mucho o poco. Pero realmente tu opinión vale más bien nada. Es cuando haces ese arco tu arco, con el que vas al campo en lugar de tu "otro" arco, cuando vas poco a poco comprendiendo cómo se comporta ese arco y cómo se comporta contigo, cuando realmente lo que dices cuenta con criterio.

En este caso, el BRE es un especimen curioso. Por un lado, su aspecto parece decir "viejo conocido" pero realmente esconde un arco bien pensado, con buen rendimiento, a todas luces preciso pero con una decisión de diseño en el grip que me ha costado demasiado tiempo descubrir que no era para mí. Por si alguien no sigue este blog, le recuerdo que tiro con longbows modernos con locator grip, high pistol grip y arcos longbow ingleses históricos "sin grip". Es decir, que no es que sea un maniático de un estilo concreto, pero el grip del BRE me ha planteado un problema que solo he podido resolver con la dragona o con una cinta de cuero de 1mm de grosor.

¿Recomendaría este arco? Sí, con una condición. El arco es un buen arco y por 380€ tienes un trabajo de artesano que lo vale, una estética que puede ser de tu gusto y un arco para llevar a competiciones sin ningún complejo. Pero, y un pero importante, tienes que ser su media naranja. Te tiene que funcionar su elección de grip. Si usas dragona con longbow (de todo hay), entonces estás de suerte porque las agrupaciones no engañan. Si no, que es lo más habitual en arqueros tradicionales, tendrás que probarlo y sentir que estás realmente cómodo. Al final tienes que sacarle el partido al desembolso que haces. Muchos arqueros no dominan o no controlan bien arcos de extraordinaria factura (la estética es otro tema, hablo de las horas metidas en la fabricación arco) que les han costado bastante dinero y no rinden. Mientras, otra gente con arcos de 170€ fabricados en serie se encuentra tan a gusto progresando "a favor" y no "en contra" del arco.

Quisiera agradecer de nuevo a César Bermúdez Blanco, dueño y fabricante de arcos en Lignum Vitae Bows, la oportunidad de probar su modelo BRE de longbow (hasta la fecha el único modelo a la venta) y todas las facilidades que ha dado así como las reflexiones que compartió en la última etapa de las pruebas, está claro que los que adquieran uno de sus arcos tendrán en él una persona muy cercana y muy transparente.

Os dejo con un vídeo de apenas unos segundos de uno de los primeros días de pruebas con el arco. En retrospectiva, me hace gracia ver cómo muevo el dedo de la mano de arco, ahora todos sabéis lo que pasaba (aunque estos tiros concretamente fueran buenos).