Der Waldläufer en la Selva Negra alemana; el mejor campo 3D que hemos visto nunca

Todos tenemos nuestros recorridos 3D favoritos. Algunos lo son por la manera en la que las propuestas están dispuestas, otros por el entorno natural, otros por la calidad y variedad de animales, otros por la originalidad, otros por los servicios disponibles y así cada uno tiene debilidad por algún recorrido o campo particular.

Angela y yo tenemos claro que el campo de Der Waldläufer es el mejor en el que hemos estado nunca con diferencia. Hablamos de un recorrido fijo (con sus cambios estacionales), no de un torneo o una tirada particular, ya que un evento tiene otras consideraciones que trascienden al recorrido en sí y no lo hacen comparable.

der-waldlaufer
La chincheta muestra el parking del Hochwald tour, que se extiende al sur. La ubicación exacta es ésta

Este campo es en realidad una combinación de dos recorridos y una tienda que abre los viernes y los sábados y está regentado por Roland Volk. Los dos campos llamados Hochwald tour y Gamshorn trail tienen una extensión de 30 y 14 hectáreas respectivamente. Para ponerlo en perspectiva, el campo de Arqueros de Madrid tiene unas 15 hectáreas en total en donde han llegado a caber perfectamente 3 recorridos 3D de 24 dianas. El Gamshorn trail, equivalente en extensión a todo el campo de Arqueros de Madrid cuenta con 48 propuestas localizadas en bosque muy alto y tupido. El Hochswald tour, el doble en extensión al campo entero de Arqueros de Madrid, está configurado en tres recorridos de diferente longitud, el corto, el medio y el largo. Los tres comparten el inicio y el final y hay señales que te van desviando para hacer la ruta corta, la media o la larga. La variante larga tiene casi 90 propuestas de tiro pero se tarda entre 5 y 6 horas en hacerla entera así que nosotros optamos por el medio, para el que si disparas flechas a todos los animales puedes tardar unas 4 horas.

GHIL7018_low
Angela se sube a un mini-puente colgante para disparar a una criatura fantástica escondida en una caseta de madera a unos 20 metros

Una gran ventaja que tenía para nosotros este campo es que estaba a 15 minutos de nuestro hotel arquero así que tardamos más en meter los arcos en el coche y poner el GPS que en recorrer la distancia hasta el campo, lo que hace que los campos del hotel y los de este otro lugar puedan ser una combinación perfecta para 3 días sin parar de disparar flechas sin apenas desplazarte, ahí queda el consejo.

GHIL7024_low
Angela se enfrenta a una araña gigante en su tela de grandes dimensiones. Este tiro fue muy "Ithilien", ya que nos imaginamos a un engendro de Ella-laraña amenzando al bosque de Ithilien

GHIL7028_low
Mi flecha negra se clavó exactamente donde quería

El campo "mittel" o medio es una sucesión de pequeños paseos por una zona de la Selva Negra muy bella, con árboles altos (abetos) que cubren la mayor parte del cielo, un pequeño río (el Breg) que te acompaña durante un tramo e innumerables momentos de "¡mira qué pasada de lugar!". La zona no solo es extensa sino también con sus zonas de subidas o bajadas por lo que el calzado apropiados es fundamental. Hay dos puntos de descanso marcados con una señal de madera que pone "Archers rest" con vistas preciosas y un sistema muy sencillo para dejar un euro y coger una botella de agua de un pequeño contenedor camuflado como tocón de árbol.

GHIL7035_low
Uno de los dos Archers rest que nos encontramos

Se podría decir que era un lugar para hacer una ruta senderista por el bosque y encontrarte a cada rato una invitación a usar tu arco ante conjuntos numerosos de animales puestos juntos con diversas piquetas orientadas a diversos animales del conjunto con dos distancias principales (piqueta amarilla, difícil, piqueta roja, dificultad media). Era tanto así que no nos extrañó cruzarnos con una familia que estaba de picnic recorriendo nuestro mismo camino a los que dejamos pasar.

GHIL7030_low
Aquí vemos a un oso amenazado por dos lobos. Podías jugar a imaginar de qué parte ponerte en cada propuesta, era alucinante

La inversión económica hecha en este campo era incluso superior a lo que habíamos visto en los campos del día anterior en el hotel, algo para lo que habría que sacar la calculadora en cada propuesta de tiro. Lo que me recuerda que no he contado cómo se paga. Son 16€ por todo el día en todos los campos y se paga por Internet usando el móvil o en un restaurante de un hotel en un pueblo cercano. Nosotros tuvimos la fortuna de encontrarnos al dueño, Roland, que estaba con su ranchera haciendo labores de mantenimiento y le pagamos en persona. Sabía quiénes éramos porque le había escrito el día anterior preguntando detalles de cómo pagar y horario de apertura.

GHIL7039_low
Esa flecha con plumas rojas vuela directa al corazón del oso que apenas se distingue al fondo

El horario de apertura es siempre ya que el campo no está limitado o protegido de ninguna forma, aparcas en el parking y empiezas a seguir las señales en forma de flechas de madera. No pertenece a ningún club, es como un negocio particular, pero no indagamos mucho más sobre exactamente cómo se mantiene el campo en estas condiciones.

GHIL7040_low
Una grulla y al fondo un cocodrilo. Aquí estábamos siempre caminando al lado del río y la fauna era acorde, claro

En este recorrido optamos por disparar más flechas que el día anterior. En parte porque había más piquetas por propuestas que te daban la pista para visualizar a cada animal presente en el conjunto. Desde una piqueta podías no ver a una hiena y sí a un guepardo y cuando ibas a la siguiente piqueta a 5 metros tras un árbol de pronto te dabas cuenta de que estaba la hiena. El terreno con una vegetación exuberante actuaba a la perfección para dotar de realismo la escena. Los tiros no eran nunca totalmente limpios pero en general no eran un reto de contorsionismo o de esquivar mil y una ramas (como los de la SPTA en Inglaterra) pero exigían la máxima concentración porque la distancia de los animales (media-larga) quedaba al buen juicio del arquero que tenía que descontar pequeños efectos de túnel, suelo cubierto e interrupciones de la línea de visión.

GHIL7046_low
El Slick Stick de Angela descansa en una pequeña plataforma de madera sobre la que se disparaba en una de las propuestas

La mayor parte del tiempo estuvimos completamente solos con la excepción de la familia que os comenté antes y un total de 5 arqueros y arqueras (dos parejas y un solitario que iba a toda velocidad y parecía cazador con su recurvo y carcaj de arco aparte de sus formas). Decidimos parar en una propuesta de un conjunto de bisontes porque había como un banquito "con vistas".

GHIL7055_low
Una de las propuestas y así decenas de ellas...

GHIL7057_low
Las vistas del banquito a la derecha de la diana con los bisontes. De las pocas zonas despejadas de árboles del recorrido

En cuanto a nuestro buen hacer este día he de decir que se nos dio bastante bien. Yo iba con el brazo encogido porque empecé con solo cuatro flechas, una se rompió en un tocón de un árbol y otra (por mi culpa) al intentar sacarla sin pedir ayuda de una carpa enorme en una charca. Con solo dos flechas en el carcaj y propuestas de tiro de cierto riesgo tiras con algo de miedo pero en general disfruté de muy buenos tiros. En cuanto al número de flechas, lo suyo sería ir con una docena de flechas para poder moverte por todas las piquetas de cada "macro-propuesta" sin tener que recogerlas a mitad de ejecución.

GHIL7042_low
Aquí tres cérvidos están siendo atacados por dos lobos. Creo que aquí optamos por acabar con los lobos y uno de los cérvidos...

GHIL7045_low
Angela se encargó de recoger nuestras buenas flechas en lo que fue un muy buen resultado

Angela tuvo un muy buen día con tiros sencillamente impresionantes. Estaba en racha y clavaba la flecha donde quería con gran facilidad. Obviamente, entre tantas propuestas encandenó un par de minirachas peores cuando se trataba de nutrias o meerkats a distancias anormalmente cortas (5-10 metros) para lo habitual del recorrido, pero en términos generales superó con nota el recorrido.

GHIL7054_low
Un tirazo, impactó en el 11 con su primera flecha en tiro muy hacía arriba a unos 45 metros, probablemente uno de los tiros del día por la ejecución, la seguridad y el vuelo de la flecha

Terminamos el recorrido medio en menos de 3 horas por dos motivos. Uno, apenas tuvimos que dedicar tiempo a buscar flechas y, dos, por nuestra política de no tirar flechas a todos los animales. Eso nos dejaba con suficiente tiempo para seguir disparando más flechas así que nos metimos de nuevo en el campo e hicimos el recorrido corto que nos permitió volvernos a enfrentarnos a la araña gigante, al tiro del péndulo, a la criatura alada de la caseta desde el puente colgante pero también encontrar nuevas propuestas propias de este recorrido fuera de las zonas comunes.

GHIL7061_low
Aquí Angela se fijó en dos de los tres corzos y sacó dos flechas impresionantes que no yo no pude superar cuando fue mi turno pero en la segunda vuelta cambiaron las tornas, jajajaja

Esto nos proporcionó una hora adicional de flechas y el deseo de tomarnos un pedazo de tarta y un café en algún restaurante de la zona. Cuando volvimos a por el coche vimos que había ido llegando más gente y sobre todo, que un grupo de dos o tres monitores estaba dando las últimas indicaciones a un grupo de niños y niñas antes de meterse en el campo (los menores de 11 años no tienen que pagan, lo cual hace que este campo sea muy apropiado para dar cursos de tiro con arco 3D).

GHIL7052_low
Aquí con mi uniforme de Ithilien absolutamente relajado con ganas de que el día no acabara nunca

Solo el recorrido medio ya nos pareció fuera de escala, no queremos ni pensar lo que se esconde en el recorrido largo ni lo que nos espera en el otro campo a un kilómetro de distancia. Lo mejor será volver en algún momento y disfrutarlo todo de nuevo y con más tiempo.

GHIL7067_low
Una de tantas propuestas con varios animales. Aquí ni siquiera se muestran todas las que había

¿Qué más decir? Realmente es muy complicado transmitir las sensaciones cuando crees que has participado en una experiencia tan especial. Las fotos dan alguna idea y las palabras ayudan a transmitir algo de información pero tenemos que conformarnos con esto y la afirmación de que para cualquier arquero 3D, el campo de Der Waldläufer es un pequeño paraíso.

Para terminar, un vídeo corto que nuestro paso por Der Waldläufer, sin que pueda considerarse un reflejo del recorrido en sí.